sFue elaborado por un laboratorio privado con sede en Neuquén. Se realizó con muestras de agua del río Potrerillos, en la zona de Jáchal, San Juan, después de un mes del derrame.

http://www.mdzol.com/

Nota por MDZ

Sigue la polémica por el agua contaminada en San Juan, luego de que la firma Barrick Gold reconociera haber derramado más de un millón de litros de solución cianurada.

Esta vez se trata de la conclusión de un estudio realizado por el laboratorio privado Raña SRL, de Neuquén, en base a tres muestras tomadas en Tamberías un mes después del derrame, en el que se concluyó que el agua de la canilla no es potable, según dio a conocer esta tarde el diario Infobae.com. Según esta fuente, el análisis fue encargado y costeado por una jubilada que tiene miedo de mudarse a la zona.

Las tres muestras hechas por el laboratorio neuquino fueron de agua de riego, agua de la canilla y agua mineral, de la cual sólo la última fue considerada apta para el consumo humano.

En tanto que el agua de riego fue considerada "químicamente no potable" ya que superó los límites que el artículo 982 del Código Alimentario establece para el arsénico, los cloruros y la dureza.

Y con el agua de canilla sucedió algo similar, ya que sus valores de cloruros y sulfatos, su dureza y los sólidos disueltos totales superaron el máximo recomendado por el Código Alimenticio para el consumo humano.

Se trata del cuarto estudio que confirma la contaminación en el agua como efecto del derrame de cianuro en Veladero: uno corresponde a la UTN, en el que destaca la presencia de cianuro en un dique; el informe de la Universidad Nacional de Cuyo que causó revuelo en el gobierno de San Juan y en el que destaca la presencia de varios minerales pesados en los ríos de la zona y el informe presetnado la semana última por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), cuyo reporte preliminar indica que los valores de cianuro en el río Potrerillos no son aptos para la vida acuática, pero sí para el consumo humano./

Fuente: Infobae