5

Fue instalada en las aguas turbulentas del río Mendoza y pretende generar energía renovable para el sistema eléctrico mendocino. Está en etapa de prueba y, a futuro, el plan es instalar un parque hidrocinético. Además de generar energía amigable con el medio ambiente, el desarrollo tiene la ventaja de emplear menor cantidad de recursos que las centrales hidroeléctricas tradicionales.

 

El canal San Martín, al sur de la ciudad de Mendoza, es el lugar que se eligió para probar si a partir de la velocidad de la corriente de agua se puede conseguir energía eléctrica renovable. Así se lo propusieron en el Instituto de Energía de la Universidad Nacional de Cuyo y la empresa estatal INVAP, que prevén también diseñar equipos comerciales y lograr que la energía generada en las turbinas pase a la red eléctrica en las próximas etapas.

 

En conjunto se planificó y desarrolló una miniturbina cinética describe la capacidad de producir de energía renovable de cero emisiones mediante la circulación de agua para obtener energía eléctrica de las turbulentas aguas del río Mendoza, en el Canal San Martín, a la altura de Luján de Cuyo.

Con el proyecto, la secretaría de Desarrollo Institucional de la Universidad y el INVAP buscan profundizar el conocimiento acerca de cómo funciona esta tecnología para introducir energía renovable en el sistema eléctrico local. Las siguientes etapas del proyecto prevén el diseño de equipos comerciales y lograr el suministro de la energía generada en las turbinas a la red eléctrica que, por lo general, se encuentra próxima a los cauces de riego.

 

¿En qué consiste el dispositivo?

Según indicaron los desarrolladores a Argentina Investiga, la turbina hidrocinética debe su nombre a que capta la energía cinética o energía de la velocidad de una corriente -en este caso de agua-. El conjunto turbina-generador posee un largo de 1.200 milímetros y el generador de 4.50  de potencia se encuentra en el interior de una carcasa cuyo diámetro es de 300 milímetros. Esta carcasa tiene una forma hidrodinámica y está sostenida por un pilón de 1.800 milímetros de largo, solidariamente unido a la estructura de sostén tipo viga que cruza el canal en forma transversal. A su vez, la viga descansa sobre dos bases de hormigón independientes de la estructura misma del canal (ver dibujo).

Éstas son las únicas obras civiles necesarias para este tipo de tecnología, a diferencia de las pequeñas centrales hidroeléctricas tradicionales que se componen de cámara de carga, tubería forzada, casa de máquinas y canal de restitución.

El dispositivo ensayado tiene un  compuesto de 3 alabes y posee un diámetro del rotor hidráulico de 450 milímetros. Éste tiene el eje acoplado directamente al eje del generador. Por tratarse de una prueba piloto se utilizó un rotor de diámetro reducido para limitar la energía generada, la que a su vez, se disipa en paneles con resistencias eléctricas.

La velocidad del agua en el canal San Martín del río Mendoza varía según el caudal transportado y la pendiente del tramo considerado. En el punto de ensayo para la turbina piloto las velocidades van desde 3.10 m/s para un caudal de 10 m3/s hasta 4.28 m/s para un caudal de 35 m3/s.

Estudios preliminares indican que el Canal San Martín en su primer tramo de 19 kilómetros de longitud posee un potencial aprovechable superior a 20.000 kilowatts de potencia; equivalente a la potencia instalada en la central hidroeléctrica de la presa El Carrizal. Considerando un factor de uso o utilización de 0,5, la energía producida podría abastecer 20.000 viviendas urbanas. Luego de la prueba de esta miniturbina se prevé la puesta en marcha de un parque hidrocinético en el canal San Martín. 

El proyecto se llama “Turbinas hidrocinéticas en cauces para la generación de energía eléctrica” y está dirigido y coordinado por un comité director integrado por representantes del Instituto de Energía y de la firma INVAP Sociedad del Estado. Colaboran en su ejecución la Municipalidad de Luján de Cuyo y el departamento general de Irrigación.

El Instituto de Energía tuvo a su cargo la definición del sitio adecuado para la instalación de la miniturbina, así como los ensayos y autorizaciones pertinentes para el desarrollo de la prueba piloto y el análisis y evaluación de las posibles consecuencias y riesgos hidráulicos de la instalación de este equipamiento. El dispositivo se instaló en el canal San Martín, en el tramo Luján de Cuyo. Por su parte, INVAP Sociedad del Estado desarrolló la miniturbina hidrocinética y supervisó su montaje, y la firma José Luis Rodríguez Talleres Metalúrgicos colaboró en la construcción y puesta en obra de la estructura de sostenimiento, así como en las tareas de montaje y operación del proyecto sobre el dispositivo.

Prensa UNCuyo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Dirección de Prensa
Universidad Nacional de Cuyo