El desarrollo tiene como fin transformar la energía de vibración que generan los motores en electricidad adosando el dispositivo al block o soporte del motor. Los científicos cuentan con el apoyo del gobierno nacional.

 

Investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) del Grupo de Investigación en Multifísica Aplicada (GIMAP), perteneciente a la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) – Facultad Regional Bahía Blanca, desarrollaron un dispositivo que permite ahorrar energía en vehículos tradicionales y mejorar la autonomía de baterías en autos híbridos.

Dicho artilugio electromecánico multimodal, de 10 centímetros de largo por uno de profundidad, consiste en una viga compuesta de acero inoxidable y una lámina de material piezoeléctrico con dos sistemas masa-resorte en sus extremos.

La deformación del piezoeléctrico ocasionada por la vibración genera una corriente entre los electrodos del mismo, la cual pasa por un circuito acondicionador para entregarla a los sensores o batería del vehículo.

Actualmente las vibraciones de los motores convencionales generan una importante cantidad de energía desperdiciada, que con la instalación de este aparato, se reutilizará para ir paulatinamente quitando exigencia al alternador y por consecuencia, se logrará que el vehículo utilice menos cantidad de nafta o gasoil”, dijo a surtidores.com.ar, uno de los científicos del equipo de trabajo, Mariano Febbo.

El estudioso agregó que “el proyecto se generalizará cuando las fábricas automotrices hagan los motores con el dispositivo ya integrado, pero todavía estamos en proceso de que funcione para la totalidad de los sensores de los autos y que sea integral su uso”.

En el caso de los vehículos con motores de combustión interna, el artefacto supone una reducción en el consumo de combustible lo cual implica más kilómetros recorridos, liberando menos gases contaminantes al medio ambiente. Y en el caso de los eléctricos e híbridos, implica una mejora en la autonomía de las baterías.

Para que el prototipo esté finalizado como tal, se realizaron los modelos matemáticos necesarios para el estudio y diseño del mismo, se validaron con ensayos de laboratorio y finalmente, se lo colocó sobre un vehículo y se comprobó su utilidad.

A partir del trabajo realizado, es posible analizar la incorporación de dicho mecanismo en distintos tipos de vehículos de transporte, ya sea liviano o pesado, determinando a partir del modelo matemático la capacidad de energía a recuperar y la cantidad de dispositivos a colocar.

Fuente: surtidores.com.ar