sLa brecha puede deberse a la carga del trabajo doméstico, a la baja valoración de los trabajos realizados por mujeres y a la elección de carreras más difíciles por parte de los hombres

Es un hecho que en nuestro país la remuneración de los hombres es considerablemente mayor que la de las mujeres, pero ¿cuál es la diferencia real y qué pasará con esto en el futuro? A continuación te lo contamos.

Estudios que lo certifican

Existen algunos expertos, que en base a estudios, sostienen que en medio siglo la situación puede cambiar radicalmente, gracias a la buena actuación que tienen las mujeres a nivel educativo. Estas son algunas investigaciones que lo demuestran:

Un estudio de 2013 realizado por los economistas Nicole M. Fortin, Philip Oreopoulus y Shelley Phippsdemostró que, mientras el 20,7% de las estudiantes del último año de secundaria tenían promedio A, el porcentaje disminuía a 14,7 en el caso de los hombres. Además, plantearon que en 2012 el 70% de los graduados universitarios de Estados Unidos con mejor rendimiento eran mujeres.

Por otro lado, en el libro The Race Between Education and Technology de las economistas de Harvard Claudia Goldin y Lawrence F. Katz se explica que los hombres nacidos después de 1975 tienen un 25% menos probabilidades de completar el college. Esto se puede deber a la falta de las capacidades cognitivas, en otras palabras, tienen dificultades para quedarse quietos, concentrarse y autocontrolarse.

La desigualdad actual

Actualmente la brecha salarial entre los ingresos de las mujeres y los hombres en Argentina es del 30%, según un informe de la Confederación Sindical Internacional (CSI) basado en las cifras de laFundación The Wage Indicator. Es importante destacar que este porcentaje sitúa a Argentina como uno de los tres países, conjuntamente con Chile y Sudáfrica, con mayores brechas salariales.

Por otro lado, el los datos del INDEC proponen que los hombres ganan en promedio un 36% más que las mujeres.

¿Más estudio es igual a menor brecha?

Es importante destacar que la brecha se achica con los años de escolaridad. Así lo expresó el último informe de la Unesco “Enseñanza y aprendizaje: lograr la calidad para todos”, más precisamente determinó que en caso de los argentinos que han cursado la primaria, los salarios de las mujeres son aproximadamente la mitad de los de los hombres. En contraposición, la desventaja disminuye cuando las mujeres han terminado la secundaria, los salarios de las mujeres equivalen a dos terceras partes de los de los hombres.

Además, según datos del Ministerio del Interior, las mujeres son mayoría en la secundaria, representando el 58,2% de los egresados y también en la universidad, donde representan el 61,2% de los egresados.

Según algunos expertos esta brecha puede deberse a la carga del trabajo doméstico, a la baja valoración de los trabajos realizados por mujeres, a la insuficiente formación profesional y además a la elección de carreras más difíciles por parte de los hombres, por ejemplo ingeniería y ciencias.

Fuente: La Nación Clarín