dFuente: Universidad de Buenos Aires y Universia

Un informe de la UBA permite conocer detalles esenciales del satélite argentino en el espacio

 

 

Las prestaciones, los posibles errores, el control, el despegue, los satélites futuros: todo está contemplado en el listado de doce puntos importantes que elaboró Armando Doria, de la Facultad de Exactas de la UBA. El listado permite entender al satélite geoestacionario construido en el país y las posibilidades de la industria espacial argentina.

 

1. El primero de la lista

Comenzó a construirse en 2010 a cargo de la Empresa Argentina de Soluciones Satelitales ARSAT S.A. (formada ciento por ciento por capitales del Estado). INVAP, otra empresa estatal (de la provincia de Río Negro) lo construyó bajo los requerimientos de ARSAT. Es el primer satélite geoestacionario construido en el país.

 

2. Prestaciones mirando la Argentina

Tiene su máxima potencia enfocada sobre nuestro territorio. Entre otros servicios que el satélite brindará para la Argentina y países limítrofes, se destaca la distribución gratuita de señal de la televisión digital abierta (TDA) y de señales para cableoperadores. También ofrecerá conexión a Internet y participará en la industria de la telefonía celular para cubrir zonas aisladas donde actualmente no hay señal o la cobertura es deficiente.

 

3. Inversión y ganancias

La inversión total que requirió el ARSAT-1 ronda los 280 millones de dólares, que habrán de amortizarse en menos de tres años. A partir de ahí será pura ganancia para el país.

 

4. Peso, potencia y vida

ARSAT-1 tiene una potencia de 3400 Watts y una masa de 3 toneladas (incluyendo el combustible). El peso tiene relación con el costo de lanzamiento. La relación entre la potencia y el peso definen la evolución tecnológica. Operará en órbita geoestacionaria de 71,8° Oeste. La vida útil del satélite es 15 años.

 

5. Construcción y componente

Todo el diseño fue hecho en Argentina. Dentro de ese diseño, hubo que tomar la decisión de comprar o fabricar algunas partes. La carga útil es de origen francés, la propulsión es alemana. Toda la integración fue hecha en la Argentina, también los paneles y la estructura, que tiene una tecnología especial de fibra de carbono. La computadora de actitud fue desarrolla por INVAP y es el corazón del satélite. También el software con el que se lo maneja es desarrollo propio.

 

6. El despegue

Fue enviado al espacio por medio de uno de los lanzadores que opera desde Guyana Francesa (el cohete francés Ariane-V). El lanzador lo dejó en una órbita de unos 250 kilómetros de altura.

 

7. El control, en el conurbano bonaerense

Una vez que el lanzador lo deja orbitando, el control total del satélite queda a cargo del equipo de la Estación Terrena Benavídez de la empresa ARSAT. El personal de control irá ampliando la órbita y la acercará al plano ecuatorial hasta los 36.000 kilómetros de la Tierra. Lo operará durante toda su vida útil.

 

8. La clave de usar bien el combustible

El 80% del combustible del ARSAT-1 se consume durante el primer mes para poder llevar al satélite a la posición final. El 20% restante es el que determina su vida útil. Esos 15 años proyectados dependen de la eficiencia con la que se realiza la primera operación. El satélite envía constantemente unas 100 variables de información que es necesario interpretar para darle el impulso mínimo y necesario para llegar a la posición final consumiendo el menor combustible.

 

9. Los errores posibles

Es un satélite con un diseño muy robusto. Todos sus componentes tienen lo que se denomina “herencia de vuelo”, ya fueron probados, con éxito, en envíos anteriores. Tiene recurrencia (funciones repetidas por más de un sistema). La mitad del riesgo está en el lanzamiento. El cohete Ariane-V llevó con éxito a 61 satélites consecutivos al espacio. Además del ARSAT-1, el lanzador lleva otro satélite (de la empresa Direct TV) que se desprenderá primero. El éxito de salida del ARSAT-1 depende, en parte, de la salida exitosa del primer satélite.

 

10. Los humanos detrás de la máquina

Para construir el ARSAT-1 participaron 400 especialistas con un millón de horas hombre puestas en el diseño y fabricación.

 

11. Lo que viene después de ARSAT-1

En 2015 se viene ARSAT-2, que ya está avanzado, en fase de prueba. Tiene la estructura tecnológica del primero pero más compleja. Integra tres antenas de comunicación y una carga útil con cobertura hemisférica, que llega desde Argentina hasta los Estados Unidos, ampliando sus posibilidades de servicio. Le seguirá ARSAT-3, que está pensado para que empiece a dar servicio en cinco años: prestación de conexión de internet de banda ancha de calidad y a precio razonable en toda la extensión argentina. En 2018 se espera enviar un satélite híbrido y, en 2021, otro únicamente eléctrico