Bosio-Valeria-2-150x150Una joven argentina fue premiada por un desarrollo tecnológico para la formación de tejido óseo a partir de la seda de un gusano. Interesada en investigar en temas vinculados con la salud, siempre creyó en la importancia de proyectar lo alcanzado en el laboratorio a situaciones concretas, como resolver problemas que la población demanda y con un consecuente beneficio económico.

Estamos hablando de la Dra. en bioquímica y en biología de la salud, Valeria Bosio, quien mereció el premio MIT Thecnology Review a menores de 35 años. Becaria posdoctoral del Conicet, Bosio desarrolla su tarea en un importante laboratorio de nanobiomateriales de la Universidad Nacional de La Plata y –antes de su regreso a la Argentina- sumó experiencia en el Centro de Investigación en Ingeniería de Tejidos de Boston. La distinción le correspondió en el área de la biomedicina por el desarrollo de estructuras con seda de gusano Bombyx moi. Interesada en emular la estructura ósea, Valeria Bosio creó una matriz tridimensional compuesta por fibras de seda reforzadas con partículas nanoestructuradas de carbonato cálcico.

El proceso se detalla más abajo, pero sirva su empeño para buscar una tecnología que impedirá fracturas osteoporóticas –de cadera, por ejemplo-, especialmente en mujeres mayores a los 65 años. Queda claro que hallar tratamientos asequibles y eficaces es también de sumo interés para gobiernos e instituciones sanitarias en todo el mundo. Y entonces nos place la distinción a esta argentina que decidió volver al país para formar equipos y seguir investigando en una tecnología que promete.

Microprograma a cargo de Luis María Barassi

LA CIENCIA ARGENTINA EN LA VIDRIERA
Innovar parece ser la exigencia de nuestra época y hoy nos detendremos en una argentina reconocida en los EEUU. Su nombre es Valeria Bosio y –entre otros jóvenes menores de 35 años- recibió un premio internacional a la innovación. Fue otorgado por el prestigioso MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) en razón de un desarrollo tecnológico para la formación de tejido óseo a partir de la seda de un gusano. Bosio es becaria posdoctoral del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas) en el Laboratorio de Nanobiomateriales del Centro de I+D en fermentaciones industriales (CINDEFI) en la Universidad Nacional de La Plata, su ciudad natal. Apasionada por el estudio y la investigación -y deseosa de encontrar soluciones a problemas de salud- nuestra invitada concretó dos doctorados: uno en bioquímica –en La Plata, argentina- y otro en biología de la salud, en la Universidad Nantes Angers Le Mans, en Francia. Luego, sumó una importante experiencia en el Centro de Investigación en Ingeniería de Tejidos de Boston.

Sin duda, esos antecedentes fueron capitales en su formación, la cual derivó en el premio MIT Thecnology Review a innovadores menores de 35 años. Para ser precisos, la distinción correspondió al área de la biomedicina, y más específicamente en ingeniería de tejidos por el desarrollo de estructuras con seda de gusano Bombyx mori. Interesada en emular la estructura ósea, Valeria Bosio creó una matriz tridimensional compuesta por fibras de esa seda reforzadas con diminutas partículas nanoestructuradas de carbonato cálcico. Bosio relató que sobre dichas fibras se siembran células madre de médula ósea que, al cabo de un tiempo, dan lugar a tejido óseo. Lo novedoso del diseño, es que no sólo imita la parte rígida de un hueso sino también su función, con lo cual permite el transporte de oxígeno y nutrientes. Entusiasmada, la joven doctora explicó que “las pruebas realizadas han dado buenos resultados en dimensiones grandes”, y así considera que “podría aplicarse para prevenir futuras fracturas generadas por osteoporosis, llegando a reemplazar al clásico implante de cadera”.

Bosio habló de dos etapas. La primera, en ejecución, consiste en construir matrices de seda enrolladas, más el estudio de la incorporación de las micropartículas nanoestructuradas, para aumentar su resistencia mecánica. La siguiente etapa será cargar dichas partículas con moléculas solubles capaces de estimular las funciones que regulan la producción de hueso. Bosio habló de citoquinas, de factores de crecimiento, de hormonas, de iones y de vitaminas”, capaces de “optimizar aún más el proceso de reconstrucción del tejido”. La científica argentina relató que “las intervenciones quirúrgicas y los insumos implican un gasto económico muy grande. En cambio la seda es biocompatible y de bajo costo, además de ofrecer mucha versatilidad en su manipulación”. Interrogada sobre el particular, Bosio contó que “la creación de partículas que refuerzan la matriz de proteínas de seda” se basó en un desarrollo previo propio, que ya cuenta con una patente. E insistió en que “el proyecto en curso comprende varias etapas, todas tendientes a optimizar el proceso de reconstrucción del tejido”. Hija de padre médico y de madre bióloga, la Dra. Bosio está entusiasmada porque está cumpliendo con un sueño: “Investigar para llevar un beneficio en el área de la salud a personas concretas”. Dijo también estar “satisfecha” porque entiende que “la tarea en el laboratorio tenga una continuidad en una tecnología capaz de resolver un problema que la población demanda y con un consecuente beneficio económico”.

De hecho, en los considerandos del premio se afirmó que la Dra. Bosio fue valorada por su orientación a la ciencia aplicada mediante la relación con el mercado. Y se añadió que ella es poseedora de los valores que requiere una ganadora de tal distinción: osadía, ambición, capacidad de ejecución e innovación”. Por último, destacamos el deseo de Valeria Bosio: investigar en la Argentina y conseguir –junto a otros colegas- soluciones a problemas concretos que padece un alto porcentaje de personas, en su mayoría mujeres, tanto en la Argentina como en la región y en el mundo. Así las cosas, es alentador su compromiso en el campo de los biomateriales: relativamente nuevo y de enorme potencialidad. Esto la estimula, y confiesa que siempre quiso lograr un desarrollo de este tipo. En la despedida, se preocupó por hablar del excelente futuro que le espera a “la ingeniería de tejidos sumada a la nanotecnología”. Tenerla trabajando en este campo es una garantía de que eso ocurra; y también, de seguir hablando de nuevos e importantes aportes.

Fuente: Ciencia en la Vidriera

http://www.cienciaenlavidriera.com.ar/2015/01/22/programa-532-cientifica-argentina-premiada-en-el-mit-por-una-innovacion-que-permite-formar-tejido-oseo/