sEn el mes de abril se estima que 12 de los 13 municipios del Departamento de General Roca, provincia de Córdoba, puedan destinar sus desechos a la planta pronta a funcionar en la localidad de Huinca Renancó. Se podrán procesar 30 toneladas de residuos sólidos urbanos para generar 300 KW de potencia. Se trataría de la iniciativa más importante del país en el tratamiento de residuos urbanos para la generación de energía.

Por Energía Estratégica
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Guido Casanovas es uno de los emprendedores que forma parte del Grupo IFES, compañía pondrá en funcionamiento una planta de biogás de 2000 m3 en la localidad de Huinca Renancó,Córdoba, la cual se encuentra a la espera de equipos provenientes del exterior con tecnología de punta.

En diálogo con Energía Estratégica cuenta que ya han terminado detalles de la obra civil y ahora falta que llegue maquinaria importada, para luego realizar el montaje y la instalación de los equipos. Para fines de marzo, principios de abril, calculamos que la planta va a estar funcionando”, estima el experto.

La planta de  biogás para la generación de energía eléctrica costará cerca de 2 millones de dólares y prevé una primera etapa, donde se pretende generar120 KW mediante 2 motores de 60 KW y luego, como etapa posterior, se incluirán 3 motores más con la intención de poder producir 300 KW de potencia mediante los residuos sólidos de más de12 municipios del Departamento de General Roca.

Explica que en este momento se encuentran a la espera de los motores que transformarán el gas ecológico en electricidad y de un aparato con tecnología de punta que tiene la capacidad de separar de forma automática los residuos orgánicos de los inorgánicos. Una vez que se incorpore la maquinaria se adaptarán algunos procesos y la planta ya entraría en producción.

Por otra parte, Casanovas resalta que no sólo se trata de un mero procedimiento para generar energía eléctrica, sino de una forma de educar a la población para que recicle su basura y, de ese modo, reducir el daño medioambiental. Según el ingeniero, la provincia de Córdoba está dispuesta a cooperar mediante campañas de concientización sobre la ciudadanía.

Si los habitantes separan su basura entre orgánica e inorgánica, eso va a contribuir menos gasto energético para distribuir los productos por parte de nuestras máquinas, una mayor cantidad de residuos orgánicos a aprovechar y una mayor cantidad y mejor calidad del biogás a producir”, subraya el especialista.

Además, se esperanza con que el proyecto tendrá éxito y podrá replicarse en otros puntos del país. “Si bien estimamos un precio de 160 dólares el MW, una cotización que no es sumamente competitiva, estamos hablando de una solución sobre qué hacer con nuestra basura, además de que con el remanente del proceso de biodigestión se puede fabricar fertilizante para plantas”, considera sobre los beneficios Casanovas.

Proceso de la planta

En una etapa inicial, una máquina importada de Italia se encarga de separar lo orgánico de lo inorgánico, trabajo engorroso al considerar que la basura no es discriminada por la ciudadanía.

Una vez que se realiza esta separación, se mezcla la basura orgánica con estiércol animal provisto por un frigorífico cercano y agroindustrias de la zona y allí el resultado entra en el biodigestor, donde a través de un proceso anaeróbico bacterias deglutirán toda esa basura y, en el proceso, producirán gas metano, que luego será transformado en biogás.

Una vez obtenido el gas ecológico, este se conectará a un grupo electrógeno para que se genere energía que será inyectada directamente al tendido eléctrico.