contactomini

Rodríguez 273-Ciudad de Mendoza 

www.frm.utn.edu.ar/webgraduados
 graduados@frm.utn.edu.ar 

Tel.: +54 261 524 4500 int. 200

Directo +54 261 524 4600 

Horario de 17:30 a 21:00 h 

Ciencia en acción

sEn un cambio cultural, la mayoría de los investigadores argentinos prefiere dedicarse a proyectos que mejoren la vida cotidiana. Ya se formaron 100 consorcios público-privados. Las iniciativas que buscan mejorar al país.

Nota Diario Clarín

En rollos de fotos que había guardado en una heladera en su Córdoba natal estaba el “tesoro” que cambió la vida profesional del científico Gabriel Rabinovich. Allí, hace 25 años se encontraban unos anticuerpos de conejos donde el investigador identificó la función de una proteína desconocida en el sistema inmune, un hallazgo que lo llevó a conseguir ocho patentes sobre potenciales métodos de diagnóstico y tratamientos contra cáncer y enfermedades autoinmunes como esclerosis múltiple. Ahora, hay varias empresas interesadas en obtener las licencias de esas patentes para hacer que los desarrollos crezcan a gran escala y le sirvan a muchos pacientes.

En 2006, otra investigadora del CONICET, Paula Peyloubet, también estaba preocupada en cómo resolver problemas de viviendas. Como doctora en Arquitectura, se puso a pensar y a desarrollar un sistema de construcción que fuera accesible para sectores de bajos recursos. En Villa Paranacito, provincia de Entre Ríos, Peyloubet impulsó el uso de la madera de los álamos con la participación de aserraderos, productores locales y el municipio. Ahora, con diferentes sectores, Peyloubet está desarrollando otra tecnología para viviendas con madera de eucalipto en Concordia.

Los científicos argentinos ya no sólo están pensando en hacer descubrimientos por curiosidad sino que se están focalizando en los problemas que el país deberá afrontar en el futuro. En esa búsqueda, muchos de los investigadores públicos ahora se abren a participar en consorcios o en proyectos de colaboración con empresas privadas con la idea de transferir conocimientos y servicios y para que sus trabajos terminen en aportes concretos para la sociedad y el ambiente.

A través de una consulta pública a más de 1.100 funcionarios, científicos, empresarios, y organizaciones gubernamentales de diferentes provincias e ideologías, el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MINCYT) identificó seis problemas más importantes hacia donde el sistema científico-tecnológico y los subsidios públicos debían orientarse.

Uno de ellos es el sector productivo agroindustrial, que hoy representa el 40% de las exportaciones. Se intentan mejorar los cultivos y la producción de semillas, el procesamiento de alimentos y la producción de animales, de frutas y verduras, de recursos forestales y del océano. Por caso, hay un desarrollo de tecnología para el cultivo y procesamiento industrial del pez pacú en Formosa. Frente a los problemas ambientales, se busca contar con una tecnología que reduzca la emisión de gases contaminantes, el reciclado de basuras, y la remediación de ecosistemas degradados.

Existe un proyecto para la extracción y valoración de residuos en la industria del papel reciclado y otro para instalar una planta de combustible derivado de residuos. En la temática de desarrollo social, varios investigadores centran la atención en la innovación inclusiva, el acceso a la vivienda (como es el proyecto de casas de álamos y de eucaliptos con la doctora Peyloubet), y las tecnologías para la discapacidad. Hay cinco consorcios entre científicos y cooperativas de comunidades pequeñas para aprovechar de manera sustentable las fibras de los guanacos en Mendoza y Río Negro y de las llamas en Jujuy y Salta, que sirven para tejidos. 

Con respecto a los problemas energéticos, hay proyectos para el mejor aprovechamiento de energía solar, el desarrollo de nuevos biocombustibles y la mejora en la eficiencia energética. Por ejemplo, intentan obtener energía eléctrica a partir del residuo del algodón en Chaco y biogás de la industria lechera.

En Y-TEC, la empresa creada entre YPF y el CONICET en 2012, los científicos y tecnólogos investigan el desarrollo completo del litio, desde los salares hasta las celdas para la fabricación de baterías; otros evalúan la factibilidad de obtener energía del mar, y un grupo trabaja para generar energía a partir de los desechos que dejan los cultivos de sorgo y maíz. En tanto, en cuestión de salud, se investiga el desarrollo de fármacos biosimilares, medicamentos para enfermedades infecciosas y crónicas, bioingeniería de tejidos (como la reparación o reemplazo de órganos y tejidos), plantas medicinales y desarrollo de tecnología para transporte menos contaminantes.

"Se está produciendo un gran cambio cultural”, afirma Ruth Ladenheim, secretaria de Planeamiento y Políticas en el Ministerio, al ser entrevistada por Clarín. “Hay más científicos apasionados por resolver los problemas del país y abiertos a trabajar en colaboración con empresas, cooperativas y otras instituciones públicas”. La funcionaria indica que se crearon cien consorcios público-privados que reciben subsidios, diez plataformas que dan servicio de alto nivel para hospitales, empresas y organismos públicos en temas de genómica, bioinformática, células madres, entre otros, y ocho unidades de investigación traslacional en hospitales, como el Garrahan, para llevar el conocimiento del laboratorio a la atención de los pacientes.

No hay solución llave en mano para los problemas del país. Por eso, el sistema científico-tecnológico puede aportar mucho”, indica Ladenheim.
Una encuesta que se hizo a más de mil graduados universitarios en diferentes ciudades argentinas en 2007 había revelado que el 68% tenía como ideal trabajar en investigación aplicada con transferencia a la sociedad. Sólo el 14% contestó que quería trabajar en investigación básica.

En esta nueva tendencia, también se suman las provincias. Desde la Secretaría de Estado de Ciencia de la provincia de Santa Fe, David Asteggiano, cuenta a Clarín que ahora financian 600 proyectos científicos, con la entrega de equipamientos y además otorgan subsidios a pequeñas y medianas empresas que buscan soluciones tecnológicas e incluyan a investigadores.

En la provincia de Buenos Aires, la Comisión de Investigaciones Científicas, con seis centros propios, participa en uno de los consorcios público-privado para implementar un sistema de alerta de inundaciones y sequías en el área sur de la cuenca del Río Salado. 

Córdoba también quiere crear una estructura similar al Conicet, con investigadores propios para problemas locales. “Antes, desde el sector científico, las empresas eran vistas como demonios, y los pocos investigadores que se relacionaban con ellas eran ‘bichos raros’ ”, señala a Clarín el biólogo molecular Miguel Velardez, profesor de tecnología de la Universidad Maimónides, e integrante de los equipos técnicos de Mauricio Macri en Buenos Aires. “Aún es difícil que las empresas implementen totalmente las innovaciones por el contexto económico con inflación que vive el país”, opinó.

elardez recordó el caso de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres creada en 1909 por un empresario y hoy es un ente autárquico de la provincia de Tucumán. “Décadas atrás, la Estación era un caso atípico, al servicio de los problemas de producción. Hoy existen buenos consorcios públicos-privados en todo el país, como el que desarrolló una vacuna contra el cáncer de pulmón”, afirmó. 

Ese consorcio, dirigido por Silvia Gold, está formado por la Universidad de Quilmes, el Instituto de Oncología Roffo, el Hospital Garrahan, el CONICET, la UBA, el Centro de Inmunología Molecular de La Habana y el Laboratorio Elea. “La estrategia de focalización puede favorecer a que la ciencia argentina ayude a resolver problemas y capture oportunidades a lo largo de todo el territorio, tanto para cuestiones productivas como sociales”, dice Pablo Angelelli, especialista líder en competitividad, tecnología e innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Para el funcionario internacional, el porvenir del campo científico argentino puede ser prometedor.

“Los avances son notables. Ya existen planes operativos y muchos de esos planes se encuentran en plena implementación. Un desafío de la Argentina para el futuro será ampliar las capacidades científicas y tecnológicas a nuevos territorios y a disciplinas prioritarias, algo que demandará un gran esfuerzo de mediano y largo plazo”.

http://www.clarin.com/zona/Cientificos-fabrican-soluciones_0_1325267674.html


Graduados Eventos

Mayo 2019
D L M X J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31
Sin eventos

ofrezcotrabajo

Acreditación Administración de empresas Administrador Empresa Adultos Agroindustria Agua Alemania Ambiente amigosciencia analista analistas Aplicaciones Argentina Arte Astronomía AteneoAmigos AteneoAmigosCiencia Aviación Beca Becas Beneficio Beneficios Biogás Bioinformática Biología Biotecnología Brasil Buenos Aires Calidad Capacitación Capactitación Ciencia Ciencias Cine CIT Civil Clima Computación Comunicaciones Comunicación Concurso CONEAU Congreso Congresos CONICET Construcciones Construcción Convenio Convocatoria Cooperación Cultura Curso CursoGratuitoFRM Cursos Cuyo Datos Derechos Humanos Desarrollo Desarrollo Profesional Digital Diplomado Dirección de Graduados Diseño Divulgación Docencia Doctorado Economía Educación Efemérides Electricidad Electromecánica Electromecánico Electronico Electrónica Elécrtrico Eléctrica Eléctrico Empleo Emprendedor Emprendedorismo Energía Enología Esducación Especialización Estructura Europa Evento Eólica Facultad Financiación Financiamiento Foro Francia FRM Física Gestión Graduado Graduados Gratuito Género HackathonNasaUTN Hackatón Hardware Higiene Higiene y Seguridad Iberoamericano idioma Idiomas Industria Información Informática Ingeniera Ingeniero Ingenieros IngenierosUTN Ingeniería Ingenio Innovación Investigación Investigadores Jornada Jornadas Jóvenes Laboratorio Latinoamerica Latinoamericano Legislación Liderazgo Logística Maestría Matemática Matemáticas Materiales Mecánica Mecánico Medio Ambiente Medios Mendoza Mercosur Metalurgia Mujeres Tecnológicas MujeresTecnologicas Mundial Nanotecnología Negocios Normalización Normas Novedades ONU OpenData Orgullo OrgulloUTN Panamericano Pasantías Posgrado Postulantes premio Premios Profesional Programación Química Radio Reciclar Redes Renovable Residuos Sólidos Urbanos Responsabilidad Social Universitaria Robótica San Juan San Luis Satélite Satélites Seguridad Seminario Seminarios Sismo Sismos Sismíco Sistema Sistemas Sistemas de Informació Sistemas de Información Software Software Libre Solar Solidaridad Subsidio Subsidios Sudamericano Sustentabilidad Taller Tecnología Tecnológica Tecnológico Tecnotour Telecomunicaciones Tesla TIC Tierra Trabajo TrabajoAlemania TrabajoCivil TrabajoElectromecanico TrabajoElectronico TrabajoEnologia TrabajoIngeniero TrabajoIngenieros TrabajoInvestigador TrabajoLAE TrabajoLicHyS TrabajoProgramador TrabajoQuimico TrabajoSistema TrabajoTurismo Transferencia Tecnológica Transporte Tucumán Turismo Técnica Universidad Universidades UTN UTNenlosMedios Vial Vialidad Videoconferencia Videojuego Videojuegos Vitivinicultura Vivienda Vocaciones Tecnológicas Vocación Voluntariado

Hoy recordamos