Este día se rinde homenaje a quienes, por voluntad propia y sin percibir remuneración, trabajan en instituciones públicas o privadas orientadas al mejoramiento de la calidad de vida de la población.
Se eligió el día 4 de octubre en homenaje a San Francisco de Asís.

Equipo de Cultura y Comunicación

Rectorado UTN